Iniciamos una serie de entradas sobre las 100 mejores películas de terror de la historia del cine. Iremos publicando periódicamente una entrada sobre cada película pero no daremos el orden hasta más adelante. No te pierdas ninguna entrada y suscríbete al blog ¡es gratis! Si quieres decir algo sobre cada película deja tu comentario al final de la entrada ¡hablemos de cine de terror! Y empezamos nuestro recorrido con una película fantástica, pero no tan conocida como debería ser, “Cromosoma 3” (“The Brood”) de David Cronenberg. El director canadiense hizo una gran contribución al cine de terror en sus primeras películas pero, entre todas ellas, me quedo con “Cromosoma 3” por la madurez de su propuesta y las interesantes ideas que plantea. Cronenberg es el director por excelencia de la llamada “Nueva carne”, descubre el porqué en esta entrada.

Portada del libro "La Nueva Carne"

La Nueva Carne. Una estética perversa del cuerpo recopila una serie de estudios sobre una realidad artística, no solo cinematográfica sino también fotográfica, comiquera y literaria. Ya os comenté en la Presentación que pretendo hablaros en este blog, no solo de cine de terror, sino de libros que estudian y analizan el género. En este sentido el libro que comento en esta entrada me parece muy interesante pues estudia una corriente del cine de terror diferente a las más conocidas pero que se va abriendo paso al cine mainstream.

En La Nueva Carne. Una estética perversa del cuerpo, un destacado equipo de eruditos en arte, cultura popular y cine analizan, por primera vez en nuestro país, esta inquietante manera, extremadamente gráfica, de presentar lo monstruoso (…). En definitiva, la expresión moderna de terrores que desde siempre anidan en el alma humana: la pérdida de nuestra identidad física y psíquica. (Contraportada del libro)

Publicado en 2002, incluido en la colección Valdemar | Intempestivas y editado por Antonio José Navarro. El presente volumen reúne una serie de artículos centrados en este escurridizo concepto de la Nueva Carne. El prólogo del propio Navarro intenta delimitar, en la medida de lo posible, el concepto central del estudio. A continuación haré un breve resumen y comentario de cada uno de los estudios: