La crítica más completa del estreno de Netflix “La apariencia de las cosas” (2021)


El pasado 29 de abril de 2021 se estrenó en Netflix la película La apariencia de las cosas (Things Heard & Seen es su título original que respeta mucho más la referencia del libro de Emanuel Swedenborg Sobre el cielo y sus maravillas y sobre el infierno, de lo escuchado y visto). Se trata de una adaptación del bestseller homónimo de Elizabeth Brundage. Un excelente film, con algunos problemas que ahora comentaremos, que bascula entre el terror, el drama y la trascendencia. En la película destaca la gran interpretación de Amanda Seyfried que soporta el peso de gran parte del metraje.

Amanda Seyfried protagoniza el último estreno de Netflix, "La apariencia de las cosas" (2021)
Amanda Seyfried protagoniza el último estreno de Netflix, La apariencia de las cosas (2021)

Sinopsis de La apariencia de las cosas

Una pareja de Manhattan se muda a una aldea histórica en el valle del Hudson y acaba descubriendo que su matrimonio oculta una siniestra oscuridad que rivaliza con la historia de su nuevo hogar

Fuente: Filmaffinity

Como se puede deducir ya en la sinopsis, tan aterradores serán los fantasmas antiguos de la casa como los oscuros secretos que oculta el propio matrimonio.

Tráiler oficial en español de La apariencia de las cosas

Crítica, sin spoilers, de La apariencia de las cosas

Empecemos por lo más básico: ¿es La apariencia de las cosas una película de terror? En parte sí, desde luego, tenemos una casa encantada, fantasmas y hasta una sesión espiritista pero la historia se centra más en el drama matrimonial de la pareja protagonista y en un mensaje esperanzador sobre la naturaleza del más allá. Esto decepcionará a los fans puristas del género pero permite que la película se aleje de los tópicos y navegue por territorios menos predecibles. Pero tampoco es una drama convencional pues se introducen elementos que dotan de cierta trascendencia general a la historia (la reivindicación del libro de Emanuel Swedenborg Del cielo y el infierno por ejemplo). Estos elementos tampoco gustarán a los ateos/agnósticos por lo que tenemos una historia que va provocando decepciones en varios segmentos de los espectadores. En mi opinión se trata de una película valiente que mezcla varios géneros e incluso añade elementos que no están bendecidos por lo políticamente correcto. Es una película muy disfrutable, con un buen ritmo que no decae en ningún momento y que plantea ideas originales a pesar de su antigüedad. Una película para disfrutar sin prejuicios. Tras su visionado ya habrá tiempo de discutir la validez de algunas de sus ideas.

Imágenes de La apariencia de las cosas. Reivindicando la figura de Emanuel Swedenborg y su libro Sobre el cielo y sus maravillas y sobre el infierno, de lo escuchado y visto
Imágenes de La apariencia de las cosas. Reivindicando la figura de Emanuel Swedenborg y su libro Sobre el cielo y sus maravillas y sobre el infierno, de lo escuchado y visto

La película también me recuerda, en parte, a otro tipo de películas: aquellas en las que se va descubriendo a un personaje que ha construido su vida a partir de una serie de mentiras. Personalmente, por extraño que pueda parecer, he conocido a varias personas de esa calaña. Así que este tipo de películas no me parecen nada inverosímiles. Una vez más, la realidad supera a la ficción. La historia nos muestra el coste de mantener la mentira y hasta donde nos puede llevar el mantenerlas. Entre este tipo de películas me quedo con la española La vida de nadie (2002) dirigida por Eduard Cortés y protagonizada por el gran José Coronado.

Análisis más superficiales subrayarán la lectura feminista del film pero la introducción de todos estos elementos que hemos ido mencionando lo alejan de convertirse en un film feminista convencional y lo acercan a lecturas mas trascendentes y universales sobre la condición humana.

Imágenes de La apariencia de las cosas. Fantástica fotografía de Larry Smith
Imágenes de La apariencia de las cosas. Fantástica fotografía de Larry Smith

Sus valores técnicos son excelentes: un óptimo guion con buenos diálogos -no entro a valorar la adaptación pues no conozco el original literario-, una fotografía fantástica de Larry Smith -como podéis comprobar en las capturas de pantalla del tráiler que acompañan a estas líneas-, una excelente dirección de Shari Springer Berman y Robert Pulcini -autores también del guion-, etc.

Terror en La apariencia de las cosas (2021)
Terror en La apariencia de las cosas (2021)

Mención aparte merece la gran actuación de Amanda Seyfried que se ha convertido ya en una excelente actriz y ha alcanzado el esplendor físico en su madurez (ahora mismo recuerda mucho, en todos los sentidos, a la fantástica Michelle Pfeiffer). Más complicado es valorar la actuación de James Norton pues su personaje es muy teatral y cuesta diferenciar entre la máscara y la sobreactuación. En cualquier caso, no decepciona. Hay que destacar también la actuación, siempre notable, de ilustres veteranos como F. Murray Abraham y Karen Allen. Finalmente destaca la interpretación de Natalia Dyer como la seductora lolita.

Seductora Natalia Dyer en "La apariencia de las cosas" (2021)
Seductora Natalia Dyer en La apariencia de las cosas (2021)

Valoración final de La apariencia de las cosas

Es complicado valorar esta película pues mezcla terror y drama y los directores no parecen especialmente interesados en generar terror sino en mostrar el drama de la crisis de un matrimonio a medida que los velos de la mentira van cayendo. También es cierto que nos hacen empatizar con el terror de la protagonista a medida que va sospechando lo que está pasando pero se podría haber potenciado este efecto centrando el punto de vista en ella. La historia se dispersa en múltiples puntos de vista y de esta forma se pierde esta empatía.

Imágenes de La apariencia de las cosas. Las referencias a El Resplandor son numerosas
Imágenes de La apariencia de las cosas. Las referencias a El Resplandor son numerosas

Aún así el elemento paranormal está presente y no es una cinta dramática al uso. Si a esto le añadimos las referencias religiosas, el carácter dramático prevalece pero mezclado con otros elementos que le añaden confusión pero que también lo enriquecen y le dotan de una cierta originalidad. Este es el motivo de que a algunos les vaya a gustar mucho y a otros no les vaya a gustar. Personalmente, me encuentro entre los primeros y le voy a dar un notable. Entre el drama y el terror se cuela un hilo de esperanza trascendente.

Puntuación: 4 de 5.
Imágenes de "La apariencia de las cosas". Cielos pictóricos, paisajes espirituales
Imágenes de La apariencia de las cosas. Cielos pictóricos, paisajes espirituales