“Déjame entrar”. Comparativa de la película original con el remake norteamericano. Trailers

Las actrices protagonistas de las versiones de "Déjame entrar": Lina Leandersson (la del original, a la izquierda) y Chloe Moretz (la del remake, a la derecha) Las actrices protagonistas de las versiones de "Déjame entrar": Lina Leandersson (la del original, a la izquierda) y Chloe Moretz (la del remake, a la derecha). De los inquietantes rizos grasienteos y ensangrentados de la primera a la inquietud serena de la segunda

Blog Terrores. “Déjame entrar” Comparativa, trailers e imágenes. No sé a vosotros pero a mí me fascina comparar versiones originales y sus remake correspondientes. Me parecen muy significativas las diferencias entre ambas en muchos casos, sobretodo cuando el remake es norteamericano y el original procede de una localización geográfica diferente. En el caso que nos ocupa el film original es sueco, la versión para la gran pantalla de un libro de John Ajvide Lindqvist de gran éxito entre público y crítica y dirigida por Tomas Alfredson. El remake es norteamericano, dirigido por Matt Reeves (Monstruoso) y estrenado en 2010. La primera particularidad de esta versión es la escasa distancia en el tiempo entre las dos películas (la primera se estrenó en 2008), una separación de dos años unicamente no suele ser habitual, aunque en los últimos años empieza a ser frecuente (véase el caso de Millenium). Será que hay pocas ideas nuevas en Hollywood…


Pósters de "Déjame entrar". De la versión original (izquierda) y del remake norteamericano (derecha)

El póster del film original refleja muy bien el tema principal de la película: la comunicación y el contacto entre el protagonista adolescente y la eterna niña-vampira (la sombra).  El del remake, en cambio, solo muestra la imagen de la emergente actriz protagonista (muy alabada por su interpretación en Kick Ass). Algunos pequeños rastros de sangre y un cierto brillo irreal en sus ojos nos permiten deducir el género de la película pero el mensaje principal está claro: esta es una película protagonizada por la actriz de moda. También se hace referencia al director (tiene un cierto nombre tras Monstruoso) y a la fuente original (habrá que aprovechar el éxito) en sendos eslogan, todo está dispuesto para aprovechar al máximo los posibles factores de éxito según las reglas del star system.

Las actrices protagonistas de las versiones de "Déjame entrar": Lina Leandersson (la del original, a la izquierda) y Chloe Moretz (la del remake, a la derecha)

Las actrices protagonistas.  Chloe Moretz realiza una gran interpretación, sutil, inquietante y bien modulada pero su sola presencia física provoca unas reacciones en el espectador muy diferentes a las que provoca Lina Leandersson. Rubia y mona, Chloe, pese a la inteligencia de su actuación, no da el pego. Los rizos negros, grasientos y ensangrentados de Leandersson sugieren al espectador un territorio más inconsciente, más animal e instintivo, más real, más alejado de los estereotipos del cine norteamericano. La historia precisa de una actriz pseudoesquizofrénica: que sepa transmitir tanto la inocencia como la brutalidad más animal. Si es que las dos cosas no van de la mano.

Los actores de las dos versiones de "Déjame entrar". Kåre Hedebrant (el del original, a la izquierda) y Kodi Smit-McPhee (el del remake, a la derecha)

Los actores protagonistas. La actuación y caracterización de Kåre Hedebrant es, en mi opinión, el alma de la película original. No estamos ante una película de terror al uso, transmite numerosos sentimientos: soledad, indefensión, rebelión, iniciación, amistad, desapego, nostalgia… la grandeza del film original se basaba en esta capacidad para sugerir tantas emociones y tan opuestas (de la ternura al horror). En este sentido Hedebrant consigue erigirse en una encarnación de la inocencia, tanto en su aspecto angelical como en el más violento (ver las escenas en que está practicando con la navaja). Es cierto que su actuación es muy minimalista, pero no por ello menos realista. Smit-McPhee en cambio es un actor muy profesional, su actuación es más convencional, muy competente pero más convencional.

El autor del libro en que se basan las películas: John Ajvide Lindqvist

Conclusión. Podríamos seguir analizando otros aspectos de ambas películas pero para mí ya ha quedado claro que, aunque el film americano es muy competente, hay numerosos aspectos fundamentales que deja fuera. La sola presencia física de los actores protagonistas del film original es mucho menos convencional y artificiosa, además esta historia no se puede trasladar a otro territorio sin que pierda su esencia, es una historia universal, sí, pero al mismo tiempo su encanto reside en las circunstancias que la rodean. La nostalgia ochentera no es un elemento prescindible de la historia, forma parte de su mensaje.

Otras entradas en este blog sobre películas de la Hammer

José Mª Martín Écija