Crítica, teaser-tráiler en HD y cartel de “Scream 4”. Craven nos regala un muy digno colofón a la serie

Carteles de la trilogía de Scream. Como se puede apreciar a través de ellos se repiten numerosos personajes y actores en las sucesivas películas Carteles de la trilogía de Scream. Como se puede apreciar a través de ellos se repiten numerosos personajes y actores en las sucesivas películas

Crítica de Scream 4

Blog Terrores. Crítica, teaser-tráiler en HD y cartel de Scream 4 que se estrena tras un largo periodo de tiempo desde la aparición de la anterior, ¿era necesaria esta nueva entrega? Lo que hay que dejar claro desde un primer momento es que no hablamos de un film totalmente carente de interés como otras entregas de series cinematográficas del mismo género. Desde los primeros momentos el espectador percibe que el director (Wes Craven) apela a un juego intelectual con él, una serie de citas recursivas hacen preguntarse al que está viendo la película cuando llegaremos al nivel “real”. Son típicas de toda la serie cinematográfica las referencias irónicas a las leyes qué parecen dar forma al género, estas referencias interpelan a la inteligencia pero al mismo tiempo hacen que el relato pierda credibilidad, es, en consecuencia, necesario que el género de la historia se quede a medio camino entre la comedia y el terror, pues no tendría demasiado interés como cinta de terror puro al haber perdido credibilidad.

Carteles de la trilogía de Scream. Como se puede apreciar a través de ellos se repiten numerosos personajes y actores en las sucesivas películas

El espectador que no haya visto las entregas anteriores de la serie se perderá numerosas referencias, aún así, la historia se puede seguir perfectamente. Pero será el que haya seguido la serie cinematográfica (y la tenga aún fresca en la memoria después de tanto tiempo) el que apreciará mejor todos los guiños del director. Craven se comporta como un niño con una serie de muñecos-personajes con los que recrea una y otra vez la misma historia, con sutiles variaciones. Hay que reconocer, por otra parte, la coherencia con los tiempos que corren de las motivaciones del asesino/a/os/as.

En definitiva, estamos ante una propuesta ya vista en las entregas anteriores, pero que el autor ha intentado refinar, enriquecer y actualizar. Esta entrega puede ser salvable por este motivo aunque dudo mucho que entregas posteriores pudieran manterner el nivel que ya parece agotado. Esta serie cinematográfica es muy superior a la media de películas de terror sobre adolescentes pero es una línea que parece agotada, por lo menos en manos de este director. Es una propuesta que huye de la “autenticidad” del cine de terror de los 70 (que en los últimos tiempos se intenta imitar) para proponer un juego intelectual (una de las cuestiones más importantes de la serie es la identidad del asesino/a/os/as), carente de verosimilitud, irónica, sarcástica… Es una línea menos recorrida en el género, monopolizada por Craven, no apta para todos los paladares.

José Mª Martín Écija