El último exorcismo (The Last Exorcism). Crítica, tráiler e imágenes

El último exorcismo. Patrick Fabian, interpreta a un auténtico farsante, además de un payaso

Blog Terrores. Crítica de El último exorcismo (The Last Exorcism), tráiler e imágenes.

ACTUALIZACIÓN 3, otro mockumentary llega a nuestras pantallas: “Paranormal Activity 4″: las 10 mejores imágenes, el tráiler oficial en español, las primeras impresiones y el cartel de la nueva entrega de la saga

ACTUALIZACIÓN 2, otra de posesiones: Todo sobre “The Possession. El origen del mal”. Críticas, las 10 mejores imágenes, sinopsis, tráiler y cartel en castellano-español. La última propuesta de Sam Raimi

ACTUALIZACIÓN: Ya disponible la entrada “The Devil Inside”: Tráiler en español y vídeo, sinopsis oficial, ficha técnica comentada, primeras críticas, carteles y las 10 mejores imágenes sobre otro mockumentary de exorcismos y posesiones varias.

Empecemos por el tráiler:


Dada la proliferación de películas sobre exorcismos varios era cuestión de tiempo que alguien aplicara la estética pseudodocumental a esta clase de historias. El más listo de la clase, Eli Roth, ha sido el encargado de producir este film mientras que Daniel Stamm la dirige. De Stamm no hay referencias previas, es su primera película, mientras que Roth es muy conocido tras dirigir Cabin Fever, Hostel y Hostel II. La visión comercial de Roth está fuera de toda duda y, por supuesto, la película que nos ocupa llegó al número 1 en USA. Pero aquí no estamos para valorar la comercialidad del film sino su validez como experiencia terrorífica.

El último exorcismo. Producida por Eli Roth. Cartel - póster

Si crees en Dios, creerás en el demonio señalan en el cartel, esto parece bastante obvio pero la utilización del tiempo futuro en la parte final de la frase indica que será esta película la que te haga creer en el demonio, si crees en Dios claro. Toda la película gira en torno a este interrogante: ¿son auténticos los exorcismos? ¿existen las posesiones y los demonios? En una primera parte se nos presenta al personaje de Cotton Marcus (Patrick Fabian), un supuesto reverendo evangelista que en realidad es un auténtico farsante, además de un payaso. En un momento dado afirma haber visto la luz y pretende dejar de hacer exorcismos. El que nos ocupa será el último que practique (de ahí el título de la película).

El último exorcismo. Patrick Fabian, interpreta a un auténtico farsante, además de un payaso

No estoy contando nada que no aparezca en las sinopsis oficiales, por el momento. A continuación llega una fase de la película en la que el falso exorcista realiza un primer acercamiento al caso de Nell (Ashely Bell) y tras un primer momento en que todo parece normal llega la segunda parte del film. CONTIENE SPOILERS – las cosas se tuercen y lo sobrenatural irrumpe en escena (de hecho persigue al comediante-exorcista que ya se marchaba seguro de que se había terminado la función). Los indicios de lo sobrenatural se suceden: contorsiones imposibles en el cuerpo de la chica, violentos dibujos premonitorios… y todo el discurso fílmico parece contradecirse respecto al anterior. La última fase de la historia es la apoteósica revelación final que dejaremos que descubras por ti mismo querido lector.

El último exorcismo. Ashley Bell y las contorsiones imposibles.

Estamos ante una obra que recoge numerosas influencias: La semilla del diablo, El exorcista, El exorcismo de Emily Rose, Maleficio, El Proyecto de la bruja de Blair y alguna que otra influencia menor. El numero de elementos heterogéneos que la componen es excesivo y su integración complicada: los falsos predicadores, los exorcismos, las sectas, la superstición rural, la sexualidad reprimida, etc… y para añadir más leña al fuego el discurso fílmico da un giro de 180º que no dejará contento a nadie (ni a los creyentes (tras una primera parte poco respetuosa) y menos a los agnósticos críticos que no entenderán el giro de la segunda parte).

Es lo que tienen esta clase de directores que solo buscan el efectismo: la coherencia les importa poco. La propia contradicción del discurso fílmico invalida su verosimilitud o bien se interpreta como un proceso de revelación que invalida un discurso en favor de otro. Yo creo que simplemente se busca el efectismo de un discurso incrédulo que contrasta con las revelaciones finales. En su favor hay que decir que es mejor que la insoportable El exorcismo de Micaela.

El último exorcismo. Ashley Bell no me disgustó, por cierto

Ashley Bell no me disgustó, por cierto, en un papel nada fácil dados los numerosos antecedentes. Patrick Fabian ya es harina de otro costal, me parece que sobreactúa y perjudica la credibilidad de su personaje. Destacan algunas imágenes un tanto gores, marca de la casa de Roth y el énfasis en las contorsiones del cuerpo de Bell (algo que se está poniendo de moda como ya vimos en la crítica de La Cuarta Fase). En definitiva, no está mal como entretenimiento si no te importa la incoherencia de su discurso.

José Mª Martín